Archivo de la etiqueta: Cinecutre

El regreso del musical, soñadores vs. destroyers

musicales

Dos fenómenos se contraponen estos días en España, más concretamente en la capital del país. Y ambos tienen en común el cine. La resurrección del musical se enfrenta a un fenómeno de masas diferente y con fines definitivamente lúdicos. El esplendor y la melancolía se miden a la risa explosiva y la falta de sofisticación. El colorido y la grandeza de Hollywood ante la iluminación de saldo y la fotografía chillona que no arreglaría ningún filtro de Instagram.

El musical suele jugar con la caricatura, el trampantojo, en su construcción de personajes y ambientes por la carga de irrealidad que lleva asociada. Aún se nos sigue haciendo raro ver a gente arrancándose a cantar y bailar en cualquier lugar imaginable. Y es precisamente llevar esa caricatura al extremo y dejar en pañales un género habitualmente asociado al glamour lo que propone la sexta edición de Cutrecon, el Festival Internacional de Cine Cutre de Madrid que se dispara hoy en pleno auge popular y crítico de La La Land. Este filme, que nos devuelve a los días del musical clásico norteamericano y está protagonizado por Emma Stone y Ryan Gosling, ocupa el primer puesto de la taquilla en España y acaba de recibir 14 nominaciones a los Oscar (igualando el récord histórico de Eva al desnudo y Titanic).

“Invitamos a la gente a que vaya a ver La La Land y luego se acerque a la Cutrecon y compare”, afirmó Carlos Palencia, responsable del  festival, en la pasada rueda de prensa de presentación. El eje vertebrador del certamen de 2017 no podía haber sido elegido pues más oportunamente.

De todos modos, a lo largo de los cinco días de festival también tendrán cabida otros subproductos irrisorios como la italoexplotation gracias a la proyección de Troll 2 (considerada como una de las peores películas de la historia) y Apocalipsis caníbal, con el aliciente añadido de la presencia de su autor, el italiano Claudio Fragasso, cuya trayectoria será homenajeada además con la entrega del Premio Eslang Jess Franco.

Y no sólo eso. El cine de Bollywood también estará presente con la monumental Action Jackson, habrá sesiones golfas, documentrash y casiotón en tres sedes diferentes (el Cine de la Prensa de Callao, el auditorio de la Casa del Reloj y la sala Artistic Metropol) y, como no podía ser menos, un recuerdo particular a uno de los peores directores que jamás se han puesto tras la cámara, el alemán Uwe Boll, pocos meses después de haber anunciado su retirada. La audiencia podrá disfrutar de su obra cumbre: House of the Dead (una de las basuras cinematográficas más desternillantes que uno ha tenido el privilegio de contemplar) con comentarios en directo de Paco Fox y Carlos Palencia en el marco del programa Cinebasura, de Movistar+ Xtra.

El talento de Chazelle

Salgamos de los bajos fondos del séptimo arte para hacer una mención a La La Land, el nuevo trabajo del joven Damien Chazelle (que ya demostró su valía con Whiplash) y que está haciendo acopio de honores entre el público y los premios de la industria americana.

Y es que esta historia de un aspirante a músico y una aspirante a actriz (el eficaz Gosling y la encantadora Stone) está llena de virtudes. En primer lugar, por la apuesta de sus responsables por crear un musical contemporáneo, original en su argumento aunque cargado de guiños a clásicos del género; por contar con buenos números (los aparentemente más sencillos, como el baile de los dos protagonistas junto a la farola, resultan más eficaces y tienen más encanto que las coreografías multitudinarias como la del arranque) y, sobre todo, por narrar una historia de amor creíble, algo idealizada (aunque sin resultar torpe o empalagosa) y que resulta más memorable cuanto más melancólica. A destacar sus últimos diez minutos, donde la película se eleva gracias a una hábil vuelta de tuerca narrativa.

En definitiva, el festival Cutrecon de este año se presenta como un perfecto complemento para los que ya han soñado con La La Land y tengan curiosidad por emprender, en esta ocasión, otro tipo de viaje. Porque si a las canciones y coreografías les añades humor, el día a día se hace, sin duda, más llevadero.