Boyhood vs. Birdman (o la inesperada pelea por el Oscar)

Hollywood vuelve a desenrollar la alfombra roja, a direccionar focos, pulir el escenario del Dolby Theatre y sacar brillo a sus estatuillas. Y nosotros, los cinéfilos que pensamos que los premios son una gran excusa para hablar de cine, lo celebramos con furor.

Este domingo despunta la edición número 87 de los premios de la Academia, los más que populares Oscar, que suponen el colofón máximo de la carrera anual de galardones de cine. La cosecha de películas producidas en 2014, y cuyas nominaciones conocimos el mes pasado, nos deja un nivel de candidatos más que aceptable y parejo, con casos particularmente brillantes y destinados a perdurar en el imaginario. Todo está preparado para asistir a la que será, sin duda, la gala más reñida de la última década (desde los Oscar 2005, donde el inesperado triunfo de Crash, de Paul Haggis, ante Brokeback Mountain, de Ang Lee, nos sorprendió a la mayoría).

La de este año ha sido una puja inusual por lo ajustada que ha transcurrido, lo apretada que llega a este punto final y por el tipo de filmes que compiten. La Academia ha ido abriendo el abanico progresivamente a trabajos más personales, cintas que no cuentan con presupuestos de producción desorbitados ni campañas millonarias y mediáticas para promocionarse. Su aval es la originalidad, la búsqueda de una voz propia y, si bien pueden provocar filias y fobias viscerales, sí que se hace difícil discutir su valentía y ocurrencia tanto en forma como en fondo. Las inquietudes artísticas de sus autores parecen alejadas del público de masas.

Birdman, el filme del mexicano Alejando González Iñárritu, llega con el empuje que le proporciona su victoria en los gremios de productores (PGA), directores (DGA) y actores (SAG). Esta última distinción era de esperar dado el impecable trabajo de todo el elenco de la película, y que los académicos han destacado colocando como finalistas a Michael Keaton, Edward Norton (ambos en su gran comeback a las pantallas después de pasar bastante tiempo sin llamar la atención) y Emma Stone. Sin embargo, los premios de mejor película y director parecían decantados en favor de Boyhood gracias a sus Globos de Oro y al fervor crítico que acarrea lo nuevo de Richard Linklater desde su estreno, muy difícil de equiparar a algún filme surgido en años recientes.

Boyhood

Para muchos, Boyhood es más que una película. Ya lo comentamos el pasado septiembre vaticinando sus posibilidades de premio a estas alturas. Esta obra se ha convertido en todo un acontecimiento rodado durante doce años, un retrato de la idiosincrasia norteamericana y un recorrido vital que ha dejado huella en un amplio número de espectadores. Los votantes tienen la oportunidad de premiar a la película-fenómeno de la temporada. Y parece que así lo harán, pese a que la naturaleza del meritorio proyecto pueda estar, en mi opinión, por encima del resultado final de la película (de la que, sin embargo, no cuestiono su calidad).

En cualquier caso, la mayoría de medios especializados, tanto españoles como norteamericanos, colocan ahora mismo a Birdman como favorita para alzar la estatuilla como mejor película del año cinematográfico 2014.

Los nombres de la noche

El gran hotel Budapest, Selma, The imitation game, La teoría del todo, El francotirador y Whiplash son compañeros de viaje que aportan variedad y buen gusto a la gran noche del cine. Por otro lado, Eddie Redmayne, Julianne Moore, J.K. Simmons y Patricia Arquette están muy bien situados en las categorías de interpretación. En el caso de los tres últimos, por su dominio casi absoluto en los galardones previos. Mientras, Redmayne dio un revés importante a las aspiraciones de Keaton con su triunfo en los SAG. Su trabajo como el físico Stephen Hawking encaja perfectamente con las características de un actor ganador del Oscar (personaje real, popular y brillante, con taras físicas y afán de superación). El único hándicap del británico recordado por Los miserables es que su nombre aún no tiene el peso en la industria del que sí goza el antiguo álter ego de Batman.

Por otro lado, los premios técnicos ayudarán a engrosar el palmarés de los más laureados. La película de Wes Anderson parte con grandes opciones en varias categorías (fotografía, dirección artística, vestuario, maquillaje y peluquería) que constatan su impecable factura técnica. El éxito en Estados Unidos de El francotirador, de Eastwood, puede ser compensado con algún premio de sonido. Este también será el terreno en el que Interstellar, de Christopher Nolan, tratará de compensar su poca incidencia en las categorías principales (por otra parte, habitual en los trabajos del taquillero director inglés).

Y otro apartado sobre el que ronda mucha incertidumbre: el de mejor película de habla no inglesa. Pese a que la polaca Ida parece la favorita (su fotografía está además nominada), el Globo de Oro a la rusa Leviatán levantó suspicacias sobre las opciones para el triunfo final del filme de Pawel Pawlikowski. Igualmente, Relatos salvajes y Timbuktu (que acaba de arrasar en los César franceses con siete entorchados) son dos contendientes potentes en una categoría que, pienso, está muy abierta.

En una edición donde ninguna de las cintas candidatas llega a los dos dígitos en número de nominaciones, el veredicto en muchos apartados permanece todavía en el aire. Los Oscar se transformarán en la madrugada del domingo al lunes en una película de más de tres horas donde tendrán cabida la risa, la emoción, el llanto, el cotilleo, la música, el espectáculo… En definitiva, puro cine.

La apuesta

A continuación os ofrezco mi quiniela de los Oscar 2014 en sus categorías principales. No os olvidéis de hacer la vuestra en esta dirección.

  • Mejor película: Boyhood.
  • Mejor director: Richard Linklater (Boyhood).
  • Mejor actor: Eddie Redmayne (La teoría del todo).
  • Mejor actriz: Julianne Moore (Siempre Alice).
  • Mejor actor secundario: J. K. Simmons (Whiplash).
  • Mejor actriz secundaria: Patricia Arquette (Boyhood).
  • Mejor guion original: Richard Linklater (Boyhood).
  • Mejor guion adaptado: Graham Moore (The imitation game).
  • Mejor película extranjera: Leviatán (Rusia).

(Este artículo es una versión ampliada del publicado el 20/02/2015 en el periódico Qué. A continuación el PDF correspondiente).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s